domingo, 19 de noviembre de 2017

Innovación 4.0

El informe Cotec de 2016 adopta un concepto amplio de innovación que se entiende como todo cambio --no solo tecnológico-- basado en el conocimiento -no sólo científico- que genera valor -no sólo económico-. Nos dice que en una sociedad del conocimiento el papel de la persona y de la sociedad como parte del sistema de innovación se ha visto realzado, así como la importancia del impacto social de la innovación. Además, se han identificado dos temas prioritarios, la educación y la financiación de la empresa innovadora. Dos temas claves en todo proceso innovador que en España presentan graves deficiencias. En el informe se define la innovación como una nueva solución a un problema social que es más efectiva, eficiente, sostenible y justa, que las actuales soluciones y que genera valor para toda la sociedad y no solo para algunos individuos concretos. Centra los retos más importantes en la transformación del mercado laboral, la sostenibilidad ecológica, el cambio climático, las crisis humanitarias y la desigualdad social.

Si este informe tiene razón, alguien me puede explicar por qué seguimos reduciendo toda la innovación a la innovación tecnológica, olvidando todas las demás. Más aún, de poco sirve la innovación tecnológica si no hay un marco educativo en el que se incrusta, si solo obedece al mercado. De hecho, la ética se ha convertido en un factor de innovación pura y dura, precisamente porque nos hemos percatado que hacer las cosas mal no es rentable, que al final todos pierden. Hacer las cosas bien es el primer paso para lograr una buena reputación y generar confianza. Esa es la innovación que necesitan nuestras instituciones.


Domingo García-Marzá. El Periódico Mediterráneo. (17/11/2017)
El texto se puede consultar en la versión digital del Periódico Mediterráneo: http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/contra/innovacion-4-0_1108217.html

viernes, 10 de noviembre de 2017

Universidad con carácter



Recordemos que la palabra ética significa carácter, aquello que hacemos con nuestra vida al tomar decisiones y actuar en consecuencia. Lo mismo le ocurre a las empresas y universidades, tienen su carácter, su forma de ser y actuar, su ética. Un carácter formado en el día a día, en la manera en que apuestan por la excelencia, trata a su personal o cuidan del medio ambiente. Este carácter diferencia a unas universidades de otras.

Esta semana el rector Vicent Climent ha presentado el Código Ético de la Universitat Jaume I. Los códigos éticos definen los valores, normas y conductas que definen este carácter, concretan qué es y qué quiere ser nuestra universidad, cuál es su compromiso ante la sociedad y cómo lo está cumpliendo. Para algunos escépticos, sin embargo, un código sirve para poco o nada. Bonitas palabras: liderazgo, innovación, respeto, etc. Pero ahora hay que cumplirlo, piensan. Y llevan toda la razón.

Por eso nuestra universidad ha optado por una nueva generación de códigos éticos caracterizados, precisamente, por llevar en su interior los mecanismos e instrumentos que respondan de su cumplimiento. Este control no solo consiste en pagar a una consultora externa para que verifique lo que decimos. No basta con criticar desde fuera, hay que implicarse. Una universidad pública exige corresponsabilidad. Todos debemos participar, desde la comunidad universitaria hasta la sociedad civil, pasando por las empresas. Solo así conseguiremos que tenga el carácter necesario para hacerse respetar, por ejemplo, frente a los misérrimos presupuestos de este año.


Domingo García-Marzá. El Periódico Mediterráneo. (10/11/2017)
El texto se puede consultar en la versión digital del Periódico Mediterráneo: http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/contra/universidad-caracter_1106488.html

sábado, 4 de noviembre de 2017

Pienso para pobres


El significado de palabras como ética o justicia no son arbitrarios, no dependen de lo que cada uno piense, sino que definen aquello que creemos bueno para todas las personas. Un ejemplo. El alcalde de Sao Paulo, Brasil, por supuesto multimillonario, ha presentado su estrategia para ayudar a sus ciudadanos menos favorecidos. Se trata de contratar a una empresa para que procese alimentos a punto de caducar y produzca con ellos un pienso granulado para los pobres. Dos pájaros de un tiro: se evita el desperdicio de comida y el hambre en su ciudad. El negocio es, y debe ser, por supuesto, rentable. ¿Piensan que esta estrategia es justa?

Me imagino que los camiones municipales repartirán el pienso en los barrios pobres en el cuenco correspondiente, junto a la garrafa de agua. Un algoritmo definirá el pienso necesario para cada familia, para que sus jóvenes puedan seguir con el tráfico de drogas o la prostitución. Trabajos no declarados cuyos pingües beneficios irán a parar a paraísos fiscales --donde también están nuestras empresas del Ibex-- y volverán blanqueados para engrosar, aún más, los bolsillos de políticos tan innovadores. No hay que preocuparse, dice el alcalde, es lo mismo que comen los astronautas. Ya que es tan bueno, mi propuesta sería que sean los millonarios y sus familias quienes se coman el pienso, mientras que el resto de la población tenga una comida digna como manda todo deber de justicia. Sabrían entonces qué significa injusticia y cómo su riqueza tiene mucho que ver con la pobreza con la que malviven el 47% de sus conciudadanos.


Domingo García-Marzá. El Periódico Mediterráneo. (03/11/2017)
El texto se puede consultar en la versión digital del Periódico Mediterráneo: http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/contra/pienso-pobres_1104749.html

sábado, 21 de octubre de 2017

CFP del XXII Congrés Valencià de Filosofia

Los días 15, 16 y 17 de marzo de 2018 se celebrará el XXII Congrés Valencià de Filosofia en la Universidad de Alicante.

Presentación de comunicaciones
Se encuentra abierto el período de presentación de propuestas de comunicación, que podrán inscribirse en cualquier área de la filosofía y de su didáctica. Cada comunicación dispondrá de 30 minutos para la exposición oral y de 15 minutos de discusión. Las propuestas de comunicación se deberán remitir a la dirección xxiicvf@gmail.com antes del 11 de enero de 2018 y deberán consistir en:
o   Título de la comunicación y resumen de 800-1000 palabras en formato doc o pdf (no debe aparecer el nombre del autor/a).
o   En hoja aparte, formato doc o pdf, con el título de la comunicación, los datos del autor/a y el área temática en que se inscribe.
La organización del congreso intentará dar cabida, teniendo en cuenta las limitaciones de espacio y tiempo, a todas las propuestas recibidas que sean apropiadas para un público profesional.
La aceptación de las propuestas se comunicará durante la primera semana de febrero.
Las comunicaciones aceptadas se publicarán en las actas del congreso, en formato electrónico en la página web de la SFPV (http://www.uv.es/sfpv/). Por otro lado, la organización del congreso se reserva el derecho de seleccionar y publicar, previo acuerdo con los/as autores/as, algunas de las mejores comunicaciones en la revista de la SFPV: Quadern de Filosofia, que en cualquier caso deberán someterse a revisión ciega.
Para participar en el congreso como ponente o asistente (lo cual da derecho a la certificación correspondiente), es necesario ser miembro de la SFPV. Las personas interesadas en hacerse miembro pueden cumplimentar la hoja de inscripción que encontrarán en https://www.uv.es/sfpv/esp/soci.htm y enviarla, antes del 16 de febrero, a una de las siguientes direcciones:


·         Dirección postal:
Societat de Filosofia del País Valencià
Av. Blasco Ibáñez, 30
46010, València
·         Dirección electrónica: sfpv@uv.es

Les cuotas anuales son:
o  Ordinaria: 42 €
o  Estudiantes y desocupados: 20 €

Certificación
La inscripción al Congreso da derecho a recibir un certificado de asistencia y participación.
Consultas y más información
Para cualquier consulta, diríjanse a sfpv@uv.es o al teléfono 963.864.864. También pueden consultar la web http://www.uv.es/sfpv/   



En una próxima circular facilitaremos el nombre de los ponentes invitados y ofreceremos información sobre alojamiento y transporte.

viernes, 20 de octubre de 2017

Gatopardismo


Muchos pensamos que una reforma constitucional es necesaria y conveniente. Pero ya lo pensábamos antes del disparate independentista. Modificar el modelo territorial y la financiación era y es una prioridad porque afecta a la justicia, a los mínimos necesarios para que todos los ciudadanos españoles puedan llevar una vida digna. Todos deben tener los mismos recursos y las mismas oportunidades. Y esto es lo que no ocurre. Pongamos un ejemplo.
Estos días se ha presentado el informe Arope 2017 sobre el riesgo de pobreza y exclusión social en España, realizado por la sección española de la Red Europea de lucha contra la pobreza y la exclusión social. Los resultados son demoledores. En España 12,9 millones de ciudadanos se encuentran en riesgo de pobreza o exclusión social, ni más ni menos que un 27,9% de la población. El séptimo por la cola de los 28 países europeos. Toda una vergüenza.
Pero la cosa es aún peor cuando comparamos unas comunidades con otras. Mientras que Navarra se encuentra a la cabeza con un riesgo de pobreza del 13%, el País Vasco del 15,9% y Cataluña del 17,0%, la Comunitat Valenciana está en el 30,5%, Canarias en un 44,6%. De nada sirve cambiar el modelo territorial si siguen habiendo autonomías de primera, segunda y tercera categoría. Si el horizonte es un federalismo asimétrico, ¿para qué cambiar? A no ser que pensemos que para que todo siga como está es necesario que todo cambie, incluso las fronteras. No estamos hablando de genes y banderas, sino de pobreza y distribución de recursos. ¿Saben qué autonomía es la que más ha privatizado la sanidad en los últimos años?
Domingo García-Marzá. El Periódico Mediterráneo. (20/10/2017)
El texto se puede consultar en la versión digital del Periódico Mediterráneo:http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/contra/gatopardismo_1101516.html