sábado, 14 de octubre de 2017

¿Qué diálogo?

Nuestro diccionario recoge la palabra diálogo para referirse a la discusión o trato en busca de avenencia. Solo se dialoga si hay voluntad de encontrar una solución común, de llegar a un acuerdo. Por supuesto, no hay diálogo posible cuando no reconocemos al otro como interlocutor válido, fijando líneas rojas o amenazando con la fuerza. Acto seguido, se recoge la expresión diálogo de besugos para referirse a una conversación sin lógica, donde cada uno va a lo suyo sin escuchar al interlocutor. Torpes y necios, mera estupidez.

Este diálogo que dicen anhelar no busca convencer desde las razones, ni busca una solución igualmente buena para todos.

Parece un teatro, una cortina de humo para ocultar tanta falta de equidad, removiendo banderas para ganar tiempo y votos hasta recuperar mayorías. ¿Creen que con himnos vamos a responder a los cuatro millones de parados, a jóvenes sin futuro, a la destrucción de la sanidad pública? ¿Cuánto tiempo hace que no se habla en medios de estos temas, de precariedad y explotación laboral? ¿Y del aumento de pobreza y desigualdad en toda España, incluida Cataluña? Bienvenida sea una reforma constitucional mientras no olvide que la simetría y reconocer la igualdad de personas y pueblos es la base de la convivencia. Sin reciprocidad no hay justicia. Un diálogo honesto no puede olvidar a quienes han de sufrir las consecuencias.


Domingo García-Marzá. El Periódico Mediterráneo. (13/10/2017)
El texto se puede consultar en la versión digital del Periódico Mediterráneo:
http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/contra/que-dialogo_1099867.html

martes, 3 de octubre de 2017

Publicat el nº21 de RECERCA. Revista de pensament i anàlisi



Acaba de publicar-se el nº21 de la revista acadèmica Recerca, una publicació del Departament de Filosofia i Sociologia de la Universitat Jaume I de Castelló.

La democràcia directa a debat: processos i mecanismes de participació ciutadana és el títol d’aquest monogràfic editat per Yanina Welp (Universidad de Zúrich) i Vicente Ordóñez (Universitat Jaume I).

El monogràfic es composa tant de contribucions acadèmiques internacionals com d’experiències polítiques concretes. Així, contribueix a posar en perspectiva el moment actual, qüestionar les institucions democràtiques i renovar un sistema polític assetjat per la necessitat de revitalització. La profunda crisi política que travessa Europa, per citar un context proper, està provocant no només que ens interroguem sobre la política contemporània, sinó també sobre les seves mateixes bases teòriques, posant en dubte l'abast i límits de la representació. La idea de revitalitzar la democràcia sorgeix, en aquest escenari, nodrint-se de l'expectativa d'ampliar els espais d'intervenció de la ciutadania en la definició dels assumptes públics.

El monogràfic es pot consultar a la pàgina web de la revista: http://www.e-revistes.uji.es/index.php/recerca/issue/view/181



domingo, 1 de octubre de 2017

Expertos instan a instalar la ética en las empresas




Unión de Mutuas acogió ayer la jornada La ética empresarial: base de la responsabilidad social, organizada por el Club de Empresas Responsables y Sostenibles (CE/R+S), en la que diferentes expertos abordaron la gestión de la responsabilidad social corporativa (RSC) como impulsora de conductas éticas y el fomento de buenas prácticas en las organizaciones.

El catedrático de Ética de la UJI de Castellón, Domingo García Marzá, explicó que la inclusión de conductas éticas en las empresas «facilita la generación de confianza, que cuesta mucho de conseguir y es bien fácil de perder». Y agregó que no es un mero instrumento de márketing, sino que forma parte del carácter de la empresa, de «ir en serio».

Por lo tanto, resaltó, «las empresas deben dar razón, rendir cuentas, hacerse cargo de los beneficios económicos, sociales y ecológicos que producen y responder del valor compartido que es capaz de aportar a todos sus grupos de interés».

En la línea, la directora adjunta de Unión de Mutuas, Teresa Blasco, expuso que el modelo de gestión de la responsabilidad social «debe dar respuesta y satisfacción a las necesidades y expectativas de los grupos de interés», así como al desarrollo económico, social y medioambiental sostenible, en un marco de «confianza, transparencia, y diálogo». Blasco añadió que «para Unión de Mutuas, que cuenta con un código ético y de conducta, hablar de RSC es hablar de gestión ética y buen gobierno corporativo a diario». Asimismo, Fernando Ibáñez, de Ética Patrimonios y presidente del CE/R+S, alabó la función del club y el valor «estratégico» de la responsbilidad social, «vital para controlar riesgos externos y elevar la sostenibilidad».

Disponible en: http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/castellon/expertos-instan-instalar-etica-empresas_1096986.html


sábado, 30 de septiembre de 2017

Autonomía e independencia



Demasiada gente confunde la ética con la política, lo que debería ser con lo que puede ser, lo deseable con lo realizable. La ética se basa en la dignidad que tenemos todas las personas por el hecho de serlo, al margen de lenguas, razas o religiones. Y esta dignidad es fruto de nuestra autonomía moral, de la capacidad que tenemos de llevar adelante nuestros planes de vida, de vivir la vida que deseamos sin que nadie nos obligue a vivir la suya. Pero no podemos hacerlo aislados, nos necesitamos unos a otros. La política debe lograr que podamos desarrollar nuestra autonomía viviendo juntos, organizar nuestra vida en común para conformar una voluntad unida como colectivo, llámese pueblo o nación.

Si para conseguir la sociedad que algunos creen que es la mejor tenemos que obligar al resto a vivir aquella vida que no quieren, estamos ante una injusticia. Tardamos miles de años en aprender que el diálogo y el acuerdo entre todos son la base de la convivencia. Le llamamos democracia. Su principio es bien fácil de explicar: deben ser los mismos los que hacen las leyes y los que sufren las consecuencias de su aplicación. Las mayorías no nos dicen lo que es justo, solo la distancia que nos acerca o separa de esta idea.

Por eso las constituciones pueden cambiarse y, en nuestro caso, debería hacerse puesto que no podemos estar siempre en este estado intermedio llamado transición. Pero no pueden tocarse las garantías de nuestra autonomía. No tiene sentido que la independencia política de un pueblo vaya en contra de la autonomía de quienes lo componen.


Domingo García-Marzá. El Periódico Mediterráneo. (29/09/2017)
El texto se puede consultar en la versión digital del Periódico Mediterráneo:
http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/contra/autonomia-independencia_1096644.html

viernes, 22 de septiembre de 2017

Sociedad civil responsable



Hemos defendido en esta columna que la única democracia que tiene futuro es aquella donde el gobierno y los partidos políticos mantienen y fomentan la independencia de la sociedad civil para que asuma su parte de responsabilidad en la solución de los problemas. Dicho más claro, no hay una verdadera democracia sin una sociedad civil responsable. Una sociedad civil fuerte y consciente de su poder es el mejor antídoto contra esta enfermedad democrática llamada partidocracia. Los partidos políticos son el principal canal de participación según la Constitución y, al mismo tiempo, el segundo problema más importante según la mayoría de ciudadanos. Semejante contradicción explica el triste espectáculo al que asistimos en Cataluña.

Los partidos políticos son necesarios, pero debemos circunscribir bien su poder, su ámbito de actuación. No pueden controlar las televisiones, las asociaciones de vecinos, las cámaras de comercio, las universidades y hospitales, etc. El precio a pagar por este colonialismo es la asfixia de la sociedad civil y la extensión de la mediocridad que caracteriza a muchos de nuestros políticos a toda la sociedad. Cada vez que cambiamos de gobierno se aplica la dedocracia a miles de puestos de responsabilidad.

Es la hora del protagonismo de la sociedad civil, de asumir el poder que tiene y su responsabilidad. Si, por ejemplo, las empresas y universidades no participan, no habrá cambio ni mejora posible. De ahí que los partidos estén infiltrados en el Ibex 35 e intenten, desesperadamente, hacerse con el control de las universidades.

Domingo García-Marzá. El Periódico Mediterráneo. (22/09/2017)
El texto se puede consultar en la versión digital del Periódico Mediterráneo:
http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/contra/sociedad-civil-responsable_1094895.html

domingo, 17 de septiembre de 2017

Estado y nación

Antes del siglo XVIII, las naciones eran comunidades de procedencia, integradas geográficamente y que compartían un idioma y tradiciones y costumbres comunes. Pero no por ello pretendían poder político alguno. Es el nacionalismo el que da el salto del linaje o la lengua a la política. Y ahí está el problema, porque ya no hablamos de derechos y deberes, sino de herencias, leyendas y banderas. Su fuerza radica en su habilidad para construir un sentimiento de identidad entre las personas al margen o por encima de otras lealtades colectivas tradicionales. De ahí la importancia hoy de las mal llamadas televisiones públicas. Pero el estado democrático, aunque también requiere lealtad y sentido de pertenencia, no tiene su origen en la lengua o en los genes, sino que es fruto de la voluntad común, del acuerdo por el que todos dejamos parte de nuestro poder en manos de un mismo orden legal. El estado aparece como el garante de la ley y por eso es político por naturaleza: necesita poder para tomar decisiones que vinculen a todos, para lograr una sociedad justa

Ambas realidades son necesarias y complementarias, pero no acaban de entenderse. En mi opinión, un estado federal es la mejor solución para un estado plural con diferentes nacionalidades. Pero la palabra estado implica, si es democrático, igualdad de derechos y deberes, de recursos y responsabilidades. No puede haber un federalismo asimétrico igual que no puede haber una justicia que no sea igual para todos. No sería ya justicia. Asimetría es lo que ya tenemos. ¡Qué nos pregunten a los valencianos!

Domingo García-Marzá. El Periódico Mediterráneo. (15/09/2017)
El texto se puede consultar en la versión digital del Periódico Mediterráneo:
http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/contra/estado-nacion_1093312.html

domingo, 10 de septiembre de 2017

Contra la corrupción

Leíamos esta semana en un periódico que la batalla contra la corrupción no puede ser ganada del todo, entre otras cosas porque está en la propia naturaleza humana. Lo que hace falta, nos decía, es más poder externo, más coacción para obligarnos a ir por el buen camino: el autocontrol bienintencionado no existe. Pero esto no es verdad.

Nadie discute que siempre harán falta más medios contra la corrupción. Pero las leyes poco pueden hacer si no encuentran una cultura previa para la cual la corrupción es degradante y vergonzosa, una mala práctica que acaba con cualquier reputación. No sé si la buena voluntad será eficaz, sí sé que de poco han servido las leyes cuando la corrupción se ha visto y sentido como normal durante demasiados años. Ante frases como «todos son iguales», la posición no puede ser otra que «tonto el último». No existe ninguna naturaleza humana fija e inmutable, ningún gen de la corrupción. No nacemos buenos o malos, honrados o sinvergüenzas. Somos lo que la educación ha hecho de nosotros, nos decía Kant con razón. Por eso, el primer y más importante freno contra la corrupción es la educación. Todos lo saben, pero fíjense la barbaridad: no existe formación ética ni en primaria, ni en secundaria y solo un poco en la universidad, la maría de siempre. Hasta hace bien poco, en las escuelas de negocios, las prácticas corruptas se enseñaban como una forma más de competitividad. Si es la cultura la que construye nuestra naturaleza, la educación moral debe ser el primer objetivo y la familia el primer espacio para ponerla en práctica.

Domingo García-Marzá. El Periódico Mediterráneo. (08/09/2017)
El texto se puede consultar en la versión digital del Periódico Mediterráneo: 
http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/contra/corrupcion_1091877.html

sábado, 2 de septiembre de 2017

La corrupción no existe


Antes de las vacaciones dedicamos un par de columnas a pensar sobre las causas y consecuencias de la corrupción. Les invitaba a debatir qué puede hacer la ética para romper el círculo vicioso entre la desmoralización ciudadana y la corrupción. Pero no se preocupen, nuestro ínclito presidente del Gobierno tiene ya una fácil respuesta: ¡ignorarla! Gürtel, Púnica, Taula, Brugal, Palma Arena, etc., no han existido. Tampoco los cientos de casos de corrupción que han dejado a nuestra comunidad sin dinero y con la reputación por los suelos. Eso es historia pasada, algo que nada tiene que ver ni con su partido ni con él. Si alguien se atreve a denunciar esta situación es acusado de inquisidor.

Nuestro presidente ni dimite ni admite responsabilidad política alguna. Él a lo suyo: lo importante, repite, son los logros económicos que se están consiguiendo. Supongo que se referirá a los sueldos miserables que reciben millones de trabajadores en España, el sector turístico a la cabeza, al deterioro sanitario o a la falta de expectativas que lastra la ilusión y el futuro de nuestros jóvenes.

Pero este pleno ha dado más de sí. El siguiente número en este circo ya es el no va más: hay quienes pretenden justificar una república independiente porque están hartos de tanta corrupción, como si la deshonestidad y la desvergüenza fueran cosa de los demás, como si no hubieran hincado el diente en sus instituciones. La corrupción nada tiene que ver con fronteras o cambio de banderas. Parece que la mayoría de nuestros políticos nos toma por imbéciles. Esta sí es la razón principal de tanta corrupción.

Domingo García-Marzá. El Periódico Mediterráneo. (01/09/2017)
El texto se puede consultar en la versión digital del Periódico Mediterráneo: 
http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/contra/corrupcion-no-existe_1090446.html

viernes, 28 de julio de 2017

Secuelas de la corrupción


La semana anterior recordábamos que la corrupción, el intercambio entre la falta de integridad y la recompensa, es una relación social. No es solo una cuestión de deshonestidad personal, se requiere a alguien que seduzca y pervierta a otro a la espera de un beneficio, ya sean bienes, poder o dinero. Nos preguntábamos cómo superar esta lacra. A mi juicio, un primer paso es ser conscientes del problema.

Por una parte, los ciudadanos tienen la corrupción como segunda preocupación más importantes, detrás del empleo. Lo cual refleja bien la actual alarma social. Pero ya no tienen tan claro cuáles son las consecuencias de la corrupción. Por ejemplo, su relación intrínseca con la segunda preocupación más importante: la falta de empleo.

No somos conscientes de los graves daños que provoca la corrupción. Entre otros: económicos, puesto que obstaculizan la libre competencia, distorsionan el funcionamiento del mercado y destruyen la competitividad; políticos, porque son la principal causa de la pérdida de credibilidad y legitimidad de nuestros representantes; sociales, origen de la falta de confianza en nuestras instituciones, de la confusión intencionada entre público y privado; morales: desafección, falta de respeto, etc.

Estos daños producen un círculo vicioso: la corrupción produce desconfianza y apatía, y estas permiten a su vez todavía más corrupción. ¿Cómo convertir este círculo vicioso en un círculo virtuoso? ¿Qué puede hacer la ética, de la que todos se acuerdan ahora, para resolver esta situación? Después de las vacaciones, seguimos. Tenemos tiempo para pensarlo.


Domingo García-Marzá. El Periódico Mediterráneo. (28/07/2017)
El texto se puede consultar en la versión digital del Periódico Mediterráneo: 
http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/contra/secuelas-corrupcion_1083929.html

viernes, 21 de julio de 2017

Corrupción: uso y abuso

El otro día tuve ocasión de dar una charla invitado por la plataforma ciudadana Castellón contra la injusticia y contra la corrupción, una iniciativa de la sociedad civil a la que deseo una larga y fecunda existencia, falta nos hace. Vinieron asociaciones y fundaciones de la sociedad civil, curiosos, amigos y, también, nuestros representantes políticos. Podríamos decir, irónicamente, que el tema despierta interés. Otra cosa es saber hasta dónde queremos implicarnos para que el pasado no se repita.

Es curioso como el lenguaje nos engaña. Hasta hace bien poco la definición de corrupción era: «abuso del cargo público para el beneficio privado». De esta forma parece que solo los políticos y los funcionarios pudieran ser corruptos. Pero la corrupción es un juego donde hacen falta al menos dos. De ahí que la definición actual, «abuso del poder en beneficio propio», describa mejor la realidad. Corruptos pueden ser, entre otros: políticos, empleados públicos, empresarios y directivos, representantes sindicales, profesores universitarios, periodistas, presidentes de asociaciones benéficas, miembros de los consejos escolares, etc. En resumen, todo aquel que abuse de una posición para su propio interés.

Pero, como bien decía Ortega, los abusos no son lo más peligroso puesto que la palabra indica casos aislados y poco frecuentes. Si son tan pertinaces y generalizados, ya no cabe hablar de abuso, sino de mal uso. La corrupción es el resultado de los malos usos en nuestras instituciones. Esta normalidad es clave para entender la actual desmoralización ciudadana. ¿Cómo crear usos nuevos?

Domingo García-Marzá. El Periódico Mediterráneo. (21/07/2017)
El texto se puede consultar en la versión digital del Periódico Mediterráneo: 
http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/contra/corrupcion-uso-abuso_1082664.html

viernes, 14 de julio de 2017

K.O. Apel in memoriam


Hace unas semanas nos dejó, a la edad de 95 años, uno de los más grandes filósofos que ha tenido el siglo XX y lo que llevamos del XXI, Karl-Otto Apel. Estudió filosofía después de haber sido soldado alemán en la segunda guerra mundial y dedicó toda su vida y su obra a combatir la irracionalidad y la barbarie que dio lugar a tanto horror. Una filosofía crítica con una ciencia que nada quiere saber del futuro de la humanidad y con un mercantilismo que olvida que somos personas y no cosas. Una obra que defiende la argumentación, el diálogo y la búsqueda razonada de acuerdos como única forma de alcanzar una voluntad común.
Quienes tuvimos la oportunidad de asistir a sus clases en la Universidad de Fráncfort, sabemos bien de su profundidad, pero también de sus esfuerzos por la aplicación de sus ideas, por hacer posible aquello que es necesario. Esperábamos sus clases como esperábamos ver el sol. Se nos iba el tiempo volando y seguíamos las discusiones en la calle, hasta la misma puerta del metro con el que volvía a su casa. También sabemos bien de su amabilidad y de su modestia. Unas virtudes que le llevaron a aceptar, con satisfacción y orgullo, ser nuestro segundo doctor honoris causa, en 1993. Era, pues un profesor de nuestro claustro. Un gran profesor.
El mejor homenaje es el más sencillo: reconocer su impronta en el carácter y forma de ser de nuestra universidad, en el corazón de miles de estudiantes que seguirán pensando y viviendo sus ideas. En suma, en nuestra fuerte apuesta por el humanismo y la transformación social.
Domingo García-Marzá. El Periódico Mediterráneo. (14/07/2017)
El texto se puede consultar en la versión digital del Periódico Mediterráneo: 
http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/contra/k-o-apel-in-memoriam_1081294.html

viernes, 7 de julio de 2017

¿Turismo responsable?

Muchas veces hemos criticado en esta columna tanto las malas prácticas como la desidia de nuestros políticos. Es de justicia, pues, que también sepamos reconocer y valorar los esfuerzos cuando se hacen las cosas bien. Me refiero en este caso al anteproyecto de Ley de Turismo, Ocio y Hospitalidad, recién presentado. Es una ley innovadora y avanza en cuestiones clave que afectan a nuestro turismo, como pueden ser el intrusismo de las plataformas digitales o el derecho de los trabajadores del sector a un salario y unas condiciones laborales dignas. Pero, ¿cómo conseguirlo?
Por supuesto que la ley establece las obligaciones y sanciones para aquellos que no cumplan. Pero esta ley se apoya también en la fuerza de los valores, por ejemplo en el respeto y la inclusión. Es una ley que hace una insistente llamada a la participación y a la corresponsabilidad. La ley sabe que sin la implicación de todos los agentes turísticos poco se puede hacer.
Pues bien, encima de la mesa hace tiempo que tenemos un grave problema y es hora de poner a funcionar esta colaboración. Mientras que los beneficios empresariales del sector turístico no paran de crecer, los salarios están estancados desde hace años y las condiciones laborales empeoran. La primera prueba de la voluntad de la patronal y de la propia administración debería ser recuperar el convenio colectivo en el sector de la hostelería, el colectivo más demandado de nuestra provincia y el peor tratado. Si no se quiere colaborar pronto se verán las consecuencias de una palabra que empieza a sonar fuerte: turismofobia.

Domingo García-Marzá. El Periódico Mediterráneo. (07/07/2017)
El texto se puede consultar en la versión digital del Periódico Mediterráneo: 
http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/contra/turismo-responsable_1079939.html

miércoles, 21 de junio de 2017

CFP II Jornadas de RSU: Un diseño universitario para la responsabilidad social


Las universidades españolas llevan tiempo trabajando en la definición y gestión de su responsabilidad social, en la respuesta ante la sociedad -ante sus grupos de interés- de los impactos generados en su organización, en la docencia, la investigación y la renovación de su compromiso social. Las II Jornadas sobre Responsabilidad Social Universitaria (RSU) e Investigación e Innovación Responsables (RRI por sus siglas en inglés) se consolidan como foro de encuentro, debate y reflexión sobre cómo implementar la gestión de la responsabilidad social en su organización y cómo establecer espacios de participación y diálogo entre las diferentes experiencias. La primera jornada se dirigirá a la discusión de las diferentes estrategias de institucionalización de la RSU, mientras que la segunda pondrá el foco en las innovaciones que están surgiendo en el diálogo ciencia-sociedad de cara a favorecer una investigación e innovación más responsables. De este modo, siguiendo el esquema de la primera edición, la primera sesión se centrará en el estado de la cuestión de la RSU, mientras que la segunda estará dedicada a la RRI.
Las jornadas están promovidas por el Comisionado del Rector para el Desarrollo de la Responsabilidad Social Universitaria y el Servicio de Comunicación y Publicaciones de la Universitat Jaume I, y cuentan con la colaboración de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad.

Call for papers
Normas de presentación
Matrícula
Fechas clave
Celebración de las jornadas
Desde el comité organizador de las jornadas nos complace invitarles a presentar propuestas de trabajos relativos a la responsabilidad social universitaria (RSU) y de la investigación e innovación responsables (RRI). Todas ellas podrán presentarse como comunicación o en formato póster. Los trabajos que hayan sido aceptados y remitidos a tiempo de forma correcta serán publicados con ISBN por la Universitat Jaume I.

Para la revisión y aceptación de los trabajos es necesario enviar un resumen de 300-400 palabras en formato .doc o .pdf a jornadasrsu@uji.es con el asunto «Comunicación II Jornadas RSU-RRI 2017». Se podrán presentar en español, catalán o inglés.

Comunicaciones
Las comunicaciones completas deberán tener una extensión máxima de 15 páginas y tendrán que ser redactadas siguiendo la plantilla propuesta.

Pósteres
El póster deberá incluir al menos el título de la comunicación, apellidos y nombre del autor/a/es y referencia a la universidad/institución
Los pósteres deberán presentarse en formato estándar A0 (118,9 x 84,1 cm).
Para la publicación de los pósteres aceptados se remitirá una adaptación del mismo en formato 15x21 cm y un texto de una extensión máxima de 10 páginas redactadas siguiendo la plantilla propuesta.

Presentaciones orales de comunicaciones y pósteres
La duración de las presentaciones orales de los trabajos seleccionados será de 5 a 10 minutos aproximadamente.

Participación sin comunicación: gratuita
Participación mediante presentación de comunicación o póster: 100 euros

Primera llamada a comunicaciones. Del 12 al 23 de julio
Aceptación de propuestas (1ª fase). 24 de julio
Segunda llamada a comunicaciones. Del 25 de julio al 1 de septiembre
Aceptación de propuestas (2ª fase). 5 de octubre
Fecha límite de entrega de las comunicaciones completas. 14 de noviembre

«La gestión de la RSU en las universidades»
29 de noviembre. De 10 a 19.30 horas
«Investigación e Innovación Responsables: innovación en el diálogo ciencia-sociedad»
30 de noviembre. De 10 a 14 horas


viernes, 2 de junio de 2017

Ética y responsabilidad

Al igual que ocurre con las personas, las organizaciones, administraciones, empresas, universidades, etc., tienen un carácter, una manera determinada de decir y hacer, de comportarse. Precisamente la palabra «carácter» en griego es ethos. De ahí que la ética se refiera, en este sentido, al carácter de las personas y de las organizaciones.
Decimos que una universidad es competitiva, excelente, eficiente, etc., pero también decimos que es fiable, responsable, integra, respetuosa, etc. Con estos valores lo que hacemos es describir su carácter, aquello que la distingue de otras universidades. Este carácter se consigue día a día, logrando que las conductas se conviertan en hábitos, en buenas prácticas, fuente de motivación y fuerza para actuar, configurando así su credibilidad y reputación. No existe ninguna universidad o empresa sin carácter. Precisamente cuando decimos «que no tiene carácter», estamos diciendo que no tiene una personalidad definida. No tener carácter es un rasgo del carácter.
La palabra responsabilidad, sin embargo, se refiere a la acción de responder. El concepto tiene que ver con nuestra capacidad, personal o institucional, de responder de lo que hemos hecho, para justificar así nuestras conductas. La responsabilidad social se refiere a la respuesta que la organización debe dar ante la sociedad, de justificar que ha cumplido con lo que se espera de ella, de los bienes que ha producido y que legitiman su actividad. Si no es capaz de dar razón ante la sociedad del valor aportado, pierde crédito y acaba disipando el respaldo moral que la sustenta.
Domingo García-Marzá. El Periódico Mediterráneo. (02/06/2017)
El texto se puede consultar en la versión digital del Periódico Mediterráneo: 
http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/contra/etica-responsabilidad_1072904.html

miércoles, 24 de mayo de 2017

Call for Papers revista Recerca: Lectura crítica de los nuevos modelos alternativos de economía y empresa


El cuestionamiento del sistema capitalista de mercado tiene una larga trayectoria, pero en las últimas décadas se han incrementado las propuestas que pretenden ofrecer alternativas a un sistema de mercado que favorece a los más aventajados e incrementa la desigualdad (Piketty 2014; Stiglitz, 2012). Estas propuestas han surgido desde la experiencia de que el modelo actual dominante de capitalismo consumista es insostenible medioambientalmente e injusto socialmente, además de contribuir a un incremento de las desigualdades y de la polarización económica.

Estas nuevas propuestas, en ocasiones bajo el rótulo de nuevos modelos económicos o empresariales, están “presididos por esa vieja utopía de preservar y mejorar la vida, acrecentar la libertad, fortalecer la igualdad, impulsar la fraternidad” (Moreno, 2014). Entre otras propuestas y a modo de ejemplo, proponemos los siguientes modelos para su lectura crítica –sin ánimo de exhaustividad–:
         -  Economía colaborativa o compartida,
         -  Economía feminista o de los cuidados,
         -  Economía del bien común,
         -  Emprendimiento e innovación social,
         -  Economía circular,
         -  Economía civil,

Estas son algunas de las nuevas propuestas que han ganado eco en los últimos años. Algunas de ellas pretenden una transformación radical del paradigma liberal del capitalismo consumista, mientras que otras proponen aprovechar la propia dinámica del capitalismo consumista para beneficio de los menos aventajados o simplemente corregir los efectos no deseados sobre ellos. 
El objetivo de este número de la Revista Recerca de Investigació i Análisis es realizar una lectura crítica de tales propuestas tratando de hacer balance de las mismas en su nivel normativo, así como mostrar las barreras o dificultades que están teniendo para su desarrollo práctico (Cortina et al., 2008). Las preguntas que pueden articular esta reflexión serían, entre otras:

         -  ¿Es un modelo alternativo, reformista o continuista? ¿Hasta qué punto estos modelos son realmente “alternativos”, “reformistas” o una mera “reformulación o adaptación” del modelo capitalista dominante?
         -  ¿Qué marcos teóricos pueden ser los más adecuados y válidos para analizar tales modelos?
         -  ¿Cuáles son sus rasgos esenciales y en qué se diferencian de otros modelos?
         -  ¿Cuáles son los presupuestos epistemológicos, históricos y antropológicos que subyacen a las nuevas propuestas?
         -  ¿Cuáles son las implicaciones económicas y sociales que proponen estos modelos?
         -  ¿Cuáles son los mayores obstáculos o barreras para el desarrollo de esos nuevos modelos?
         -  ¿Qué experiencias avalan estas nuevas propuestas?
         -  ¿Cómo se articula el ámbito político y la sociedad civil en estos modelos?
         -  ¿Hasta qué punto las dimensiones de tales modelos están relacionadas con la preservación de los ecosistemas?

Con este número de la Recerca. Revista de Pensament i Anàlisis confiamos en hacer una contribución a la clarificación crítica y ordenación de estos modelos alternativos de economía y empresa y con ello a la construcción de una sociedad más justa. 


Más información en: http://www.e-revistes.uji.es/index.php/recerca

viernes, 12 de mayo de 2017

Aporofobia


Nuestra sociedad está tan acostumbrada a la doble moral y nuestra ciudadanía arrastra tanta carga de hipocresía que ha olvidado que la justicia no se alcanza sin solidaridad. A todos se nos llena la boca criticando la xenofobia, el temor y odio al extranjero, pero nos molesta que hurguen en nuestra basura, al igual que nos deja indiferentes el drama de los refugiados. De no ser así, no aguantaríamos la vergüenza de un gobierno que se ríe de nuestros compromisos de acogida.
Sin embargo, si nos paramos a pensar, vemos que no tratamos igual a todos los que vienen de fuera. Si vienen con dinero y pueden dar algo a cambio, son bien recibidos. Tenemos a millones de turistas, motor de nuestra economía, a quienes ofrecemos nuestra hospitalidad. Tenemos a los emigrantes ricos que basta con que compren viviendas caras o hagan negocios, sin importarnos mucho el origen del dinero, para que obtengan la carta de residencia. ¿No son extranjeros?
EL NUEVO libro de Adela Cortina es capaz de dar nombre a la patología social que subyace a la xenofobia, al racismo y a fundamentalismos de todo tipo. Aporofobia, el rechazo al pobre, es su título y, de forma clara y sencilla, a la vez que bien argumentada, nos explica que la raíz del problema no son los emigrantes sino los emigrantes pobres y los refugiados políticos. Es decir, el desprecio y la hostilidad hacia quienes, al menos aparentemente, no pueden darnos nada a cambio. Un neologismo que ella misma propuso hace más de veinte años para mostrar una lacra que hoy ha convertido en un cementerio el espacio común de donde procedemos.
Domingo García-Marzá. El Periódico Mediterráneo. (12/05/2017)
El texto se puede consultar en la versión digital del Periódico Mediterráneo: 
http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/contra/aporofobia_1068393.html

martes, 9 de mayo de 2017

Domingo García-Marzá propone una nueva concepción de democracia participativa




La clausura del VIII ciclo de conferenciasLa democracia hoy: Nuevas tecnologías y transformación social”, celebrado este lunes 8 de mayo de 2017, ha contado con la participación de Domingo García-Marzá, catedrático de ética y comisionado para la responsabilidad social universitaria de la Universitat Jaume I, quien ha propuesto y defendido una nueva concepción de democracia participativa capaz de luchar contra la actual desafección política y recuperar el vigor perdido a través de una democracia de doble vía.

Durante la conferencia, titulada “Democracia: el poder transformador de la sociedad civil”, García-Marzá ha profundizado en la actual desafección democrática, concretando en qué consiste y cómo se ha producido. Entre otras cosas, ha señalado que nos hallamos en un momento de colapso por la falta de estima hacia las instituciones políticas. La gente se cree la democracia, le parece deseable, pero no se cree sus administraciones. Éstas han perdido su sentido de existir, su credibilidad.



Posteriormente, García-Marzá ha reflexionado sobre tres de las propuestas más relevantes que se han ofrecido para intentar salir de esta situación: la neoliberal, que apuesta por más mercado y menos Estado; la conservadora: que opina que las cosas están bien como están y que tocar algo puede ser contraproducente; y la radical, que entiende que para salir de esta crisis es necesario extender la participación democrática a la sociedad civil, ya que ésta tiene poder transformador de la realidad. En este sentido, García-Marzá apuesta por una salida radical de la crisis a través de la creación de nuevos espacios de participación dentro de la sociedad civil.

Partiendo de este punto de vista radical, García-Marzá se ha introducido en el concepto de sociedad civil a partir de la idea de una democracia de doble vía, entendida ésta como una complementación entre el Estado y la sociedad civil. Para García-Marzá, poder es la capacidad de definir y satisfacer intereses, de generar sentido, de definir en este caso concreto qué significa democracia. Y ese poder no está en manos del Estado, sino de la sociedad civil. Por ello, es necesario buscar, crear y potenciar espacios públicos en el interior de las instituciones que estén interconectados, que sean inclusivos, que integren a todos los grupos de interés, y que velen por el acontecer y cumplimiento de los intereses generales. Esta democracia de doble vía permitiría, según García-Marzá, una estructuración institucional de la sociedad civil capaz de recuperar la fuerza inherente a la participación y dar cuenta de nuestras capacidades para actuar.


viernes, 5 de mayo de 2017

Aprender de la historia



La historia es, y no puede dejar de ser, un proceso colectivo de aprendizaje. Aprendemos de nuestras experiencias. Muchas veces no hacemos caso y volvemos así a la casilla anterior, generalmente a una situación peor. A pesar de ir a trancas y barrancas, aprendemos. Este aprendizaje histórico se refleja en nuestra cultura, en las palabras y valores con los que nos entendemos y construimos la sociedad. Esto es lo que ocurre con las palabras justicia o democracia. Las palabras son almacenes de aprendizaje, no pueden significar cualquier cosa.

Hace unos días tuve la suerte de compartir una conferencia con el profesor Pedro Barceló. Explicó qué había pasado con la democracia en las polis griegas, en la república romana o, ya en nuestros días, en la república de Weimar o en la española. En todas ellas aparecen una serie de factores que explican su decadencia y desaparición, entre ellos, la ausencia de valores compartidos y las desigualdades sociales. La ignorancia y la avaricia no encajan en ningún carácter democrático. Si no queremos repetir la historia, si no queremos un demos vulgar y resentido, tendremos que saber educar y repartir bien las cargas y beneficios. No nacemos buenos o malos ciudadanos, ni honrados o sinvergüenzas. Nos hacemos. Seguimos empeñados en ignorar la importancia de una educación democrática y el valor de una distribución justa. Solo tomando las riendas de una educación cívica y solidaria que enseña primero a cooperar y compartir y, solo después, a competir, mejoraremos nuestra democracia. Ni la tradición picaresca ni la corrupción están en nuestros genes.


Domingo García-Marzá. El Periódico Mediterráneo. (05/05/2017)
El texto se puede consultar en la versión digital del Periódico Mediterráneo: 
http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/contra/aprender-historia_1066848.html

jueves, 4 de mayo de 2017

Domingo García-Marzá al VIII Cicle de conferències “La democràcia avui: noves tecnologies i transformació social”



Des del Departament de Filosofia i Sociologia i el Màster en Ètica i Democràcia, continuem amb el cicle de conferències La democràcia avui: noves tecnologies i transformació social.

En l’última sessió d’aquest espai reflexiu ens acompanyarà el Catedràtic d’Ètica de la Universitat Jaume I, Domingo García-Marzá, que ens parlarà de Democràcia: el poder transformador de la societat civil, el dilluns 8 de maig de 13:00 a 15:00h. a la Sala de Graus Germà Colón de la FCHS.

Domingo García-Marzá és Catedràtic d'Ètica de la Universitat Jaume I de Castelló i principal responsable del Comissionat per al Desenvolupament de la RSU de dita universitat. Ha ampliat estudis de Política a Frankfurt (Alemanya) i d'Ètica econòmica a St.Gallen (Suïssa), a la Universitat de Notre Dame (Estats Units) i en Magee College of the University of Ulster (Irlanda del Nord). Les seves línies de recerca inclouen: democràcia deliberativa, ètica empresarial, disseny institucional, societat civil i hermenèutica crítica.

El seminari “Democràcia: el poder transformador de la societat civil” té com a objectiu presentar els trets bàsics d'un model de democràcia participativa que té en el poder de la societat civil el principal motor de transformació social. Amb aquesta finalitat, el ponent partirà de l'actual crisi de la representació per debatre tres possibles sortides i, a partir de la proposta de democràcia deliberativa de Habermas, defensar el valor de la participació en un model de democràcia de doble via. Un model on la democràcia no es redueix a l'actual partitcràcia, ni la responsabilitat pública es limita a la responsabilitat estatal.

Més informació: http://eticaydemocracia.uji.es/ciclo-de-conferencias-la-democracia-hoy/

Twitter: @EticaDemocracia

lunes, 1 de mayo de 2017

Domingo García-Marzá en la 1ª Conferência Internacional ÉTICA, POLÍTICA E CULTURA: MIGRAÇÕES



Los días 5 y 6 de mayo de 2017 se celebrará la 1ª Conferência Internacional ÉTICA, POLÍTICA E CULTURA: MIGRAÇÕES en la Universidade do Porto. El catedrático de la Universitat Jaume I y director del grupo de investigación en Ética empresarial y filosofía política de la UJI, Domingo García-Marzá, participará como keynote speaker en dicha conferencia, que aborda el impacto social de los flujos migratorios y la necesidad de formas de convivencia más integradas.

Más información en: http://ifilosofia.up.pt/activities/1a-conferencia-internacional-etica-politica-e-cultura-migracoes

Jornadas de la Asociación Española de Ética y Filosofía Política


Durante los días 26 y 27 de mayo de 2017, el Departamento de Filosofía y Sociología de la Universitat Jaume I acogerá la realización de las Jornadas de la Asociación Española de Ética y Filosofía Política (AEEFP).

Un evento organizado por el Instituto de Filosofía del CSIC y la Universitat Jaume I con la colaboración del Ministerio de Economía y Competitividad, bajo la dirección de la profesora Concha Roldán (CSIC) y del profesor Domingo García-Marzá (UJI), presidenta y vicepresidente de dicha asociación.

Las jornadas reunirán a decenas de investigadores/as en temáticas de ética y filosofía política, que debatirán sobre diferentes cuestiones durante dos días.